El programa nutricional de Daymsa tiene como objetivo conseguir árboles equilibrados, lo que se traduce en un incremento en la producción y en la calidad de los limones.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Durante esta fase resulta fundamental el aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo para mejorar el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes.

El limón es un cultivo especialmente sensible a la clorosis férrica, fisiopatía que se manifiesta a través de un amarilleamiento de las hojas del limonero, disminuyendo la producción de manera significativa. Está causada por el déficit de hierro, el cual debemos corregir.

Las carencias de Zinc y Manganeso suelen afectar la calidad y el tamaño de los frutos. Los aminoácidos ayudan al limonero a superar situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.) Durante la etapa final del ciclo, un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular, mejorando el calibre de los limones.

15 + 7 =

¿Te gustaría buscar de nuevo?


Buscar por producto
Buscar por cultivo