El programa nutricional para olivo de Daymsa tiene como objetivo la obtención de árboles equilibrados, bien nutridos, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad del aceite y de las aceitunas.

Nada más finalizar las tareas de poda, debemos cubrir las heridas con un cicatrizante, que proteja al olivo impidiendo la entrada de agentes patógenos.

El olivo inicia su actividad a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Una incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo reduce el estrés del trasplante, y estimula el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes.

Antes de floración, un aporte de boro favorece el cuajado de las olivas, minimizando los abortos florales; los aminoácidos estimulan al árbol frente a situaciones de estrés. Para mejorar la eficacia de los tratamientos foliares resulta conveniente aplicarlos junto a un mojante, que incremente la retención y la persistencia de los productos junto con los que se añade.

12 + 4 =

¿Te gustaría buscar de nuevo?


Buscar por producto
Buscar por cultivo