El programa nutricional para peral de Daymsa tiene como objetivo conseguir árboles equilibrados, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad de las peras.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas en el año anterior. La incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo minimizan el estrés del trasplante, y favorece el desarrollo radicular y la captación de nutrientes.

Los microelementos adecuados evitan posibles carencias nutricionales que mermen la producción. El boro antes de floración mejora el cuajado de los frutos, minimizando los abortos florales; el hierro previene la clorosis férrica, fisiopatía muy común en los perales que se manifiesta a través del amarilleamiento de las hojas, provocando pérdidas económicas significativas.

Durante la floración, un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular, mejorando el calibre de los frutos. En la fase final del ciclo una fertilización potásica de aplicación foliar asegura elevados rendimientos y una alta calidad visual y organoléptica de las peras.

12 + 6 =

¿Te gustaría buscar de nuevo?


Buscar por producto
Buscar por cultivo