Arroz

Arroz

El arroz es el alimento base del 41% de la población mundial y la mejora en su producción y en sus técnicas de cultivo son esenciales en los programas de alimentación humana a nivel mundial.

El programa de Daymsa tiene como objetivo nutrir de forma equilibrada a las plantas para conseguir un incremento en la producción y en la calidad de los granos.

Unos pocos días antes de la siembra es preciso aportar materia orgánica para mejorar la calidad del suelo, sustento básico de todo el programa posterior.

Durante los primeros días tras la siembra aplicamos bioestimulantes para ayudar al crecimiento de la planta.

Preferentemente junto a la aplicación de bioestimulantes o alternativamente en una aplicación posterior, el arroz precisa de un aporte de un corrector de carencias quelatado de zinc para asegurar e incrementar el rendimiento.

En la fase de desarrollo, el grano requiere aportes de calcio y potasio, que permiten obtener granos firmes y mejorar el tamaño y el peso del grano respectivamente.

Los productos Daymsa son compatibles con la mayoría de herbicidas y fungicidas comúnmente utilizados.

1 + 2 =

Avena

Avena

El programa nutricional para avena de Daymsa tiene como objetivo obtener un cultivo equilibrado, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad de la avena.

El tratamiento de las semillas con bioestimulantes y mejoradores del suelo estimula el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, favoreciendo el desarrollo de las plantas. Los aminoácidos estimulan al cultivo en situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.).

La avena es un cultivo sensible a la carencia de zinc, debiéndose corregir mediante su aplicación foliar. Su déficit se manifiesta por la aparición de una mancha blanca entre el nervio central y el borde de la hoja, y causa disminuciones en el rendimiento por hectárea y, por tanto, en el beneficio económico.

Un aporte nitrogenado vía foliar complementará la fertilización nitrogenada aplicada al suelo, promoviendo el desarrollo vegetativo del cultivo de manera continuada. Para finalizar el ciclo, una aplicación foliar a base de potasio antes de la formación del grano mejorará el llenado del mismo.

10 + 5 =

Avellana

Avellana

El objetivo del programa nutricional de Daymsa para avellano radica en la obtención de árboles equilibrados, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad de las avellanas.

La actividad del avellano comienza a partir de las reservas acumuladas en el año anterior. La incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo durante la fase inicial del cultivo estimula el desarrollo radicular y la absorción de nutrientes.

A partir del cuajado, el aporte de un corrector de carencias de calcio mejora la firmeza de los frutos. Un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular en los órganos de desarrollo, incrementando el tamaño de los frutos. Al comenzar el llenado de los frutos, una fertilización potásica de aplicación foliar asegura elevados rendimientos y una alta calidad de las avellanas.

13 + 11 =

Ajo

Ajo

El programa nutricional de Daymsa para ajo tiene como objetivo conseguir un crecimiento ordenado del cultivo, lo que redunda en incrementos en la producción y calidad de los ajos.

Ya desde el inicio, la incorporación de activadores del crecimiento y mejoradores del suelo favorece una germinación más uniforme, así como una mejora en el desarrollo del sistema radicular y en la absorción de nutrientes. El aporte de aminoácidos estimula el crecimiento y la formación del bulbo, ayudándole a superar situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitopatologías, etc.).

Recomendamos el uso de un inductor de fitoalexinas de efecto sistémico. Éstas activan las defensas naturales de las plantas. Una aplicación final de potasio asegura elevados rendimientos y una alta calidad de los ajos.

10 + 4 =

Algodón

Algodón

El plan nutricional de Daymsa para el algodón tiene como objetivo obtener plantas equilibradas, lo que redunda en incrementos en la producción y en la calidad del algodón.

Antes de la siembra, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo favorece el enraizamiento y la absorción de nutrientes. El aporte de cobalto y molibdeno incrementa la fijación de nitrógeno y la transformación de éste en proteínas, estimulando el desarrollo del cultivo.

Recomendamos la aplicación de un inductor de fitoalexinas de efecto sistémico. Las fitoalexinas potencian los sistemas naturales de defensa de las plantas. Antes de la apertura de las cápsulas, una fertilización potásica de aplicación foliar mejora la calidad de las fibras del algodón.

3 + 12 =