Pimiento

Pimiento

El programa nutricional para pimiento de Daymsa tiene como objetivo incrementar la producción y la calidad del cultivo, a través de una nutrición equilibrada de los pimientos.

El aporte de los microelementos adecuados evita posibles carencias nutricionales que mermen la producción. El calcio mejora la firmeza de los frutos, y evita la necrosis apical o “Blossom end rot”, fisiopatía muy común en el cultivo del pimiento que se manifiesta por la pérdida de turgencia de las zonas distales de los frutos, avanzando de forma concéntrica. El déficit de hierro causa clorosis férrica, que se manifiesta por el amarilleamiento de las hojas, reduciendo de forma significativa la producción.

Los aminoácidos provocan un efecto estimulante en el desarrollo de las plantas ante situaciones de estrés (hídrico, heladas, fitotoxicidades, etc.). Finalmente, una fertilización potásica de aplicación foliar una vez comience el desarrollo de los pimientos mejora el color, calibre y calidad de los mismos.

7 + 1 =

Pera

Pera

El programa nutricional para peral de Daymsa tiene como objetivo conseguir árboles equilibrados, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad de las peras.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas en el año anterior. La incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo minimizan el estrés del trasplante, y favorece el desarrollo radicular y la captación de nutrientes.

Los microelementos adecuados evitan posibles carencias nutricionales que mermen la producción. El boro antes de floración mejora el cuajado de los frutos, minimizando los abortos florales; el hierro previene la clorosis férrica, fisiopatía muy común en los perales que se manifiesta a través del amarilleamiento de las hojas, provocando pérdidas económicas significativas.

Durante la floración, un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular, mejorando el calibre de los frutos. En la fase final del ciclo una fertilización potásica de aplicación foliar asegura elevados rendimientos y una alta calidad visual y organoléptica de las peras.

10 + 11 =

Papaya

Papaya

El programa nutricional para papaya de Daymsa tiene como objetivo la obtención de árboles equilibrados, lo que se traduce en incrementos en la producción y la calidad de las papayas.

El árbol inicia su actividad a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Resulta fundamental al inicio del cultivo la incorporación de bioestimulantes específicos y mejoradores del suelo que estimulen el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes. Así conseguimos árboles fuertes y vigorosos, capaces de soportar nuestra cosecha.

Antes de floración resulta muy importante el aporte de boro para obtener un buen cuajado, minimizando los abortos florales. Los aminoácidos estimulan al árbol en situaciones de estrés provocado por sequías, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.

Durante la floración, la aplicación de un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular y el aumento del calibre de los frutos. Finalmente, una fertilización potásica asegura elevados rendimientos y una alta calidad de las papayas.

12 + 1 =

Palma de aceite

Palma de aceite

La palma africana o de aceite es un cultivo empleado para la extracción de aceite de sus frutos.

El programa nutricional de Daymsa tiene como objetivo obtener árboles equilibrados, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad del aceite.

La palma africana inicia su actividad a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. El aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo estimula el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, lo que redunda en un fortalecimiento y vigorización de la palmera. Los aminoácidos favorecen el desarrollo frente a situaciones de estrés.

En fase productiva resulta fundamental el aporte de un inductor de fitoalexinas de efecto sistémico. Éstas activan las defensas naturales de las palmeras.

4 + 4 =

Puerro

Puerro

El programa nutricional para puerro de Daymsa tiene como objetivo la obtención de plantas equilibradas, lo que redunda en incrementos en la producción y en la calidad de los puerros.

Ya desde el inicio, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo provoca mejoras en el desarrollo radicular y en la absorción de nutrientes. El aporte de aminoácidos estimula el crecimiento y la formación del bulbo frente a situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitopatologías, etc.).

Un inductor de fitoalexinas de efecto sistémico activa las defensas naturales de las plantas. Finalmente, una fertilización potásica vía foliar mejora el engorde y la calidad del puerro. Para que las aplicaciones foliares resulten más efectivas deben aplicarse junto a un retentor-fijador.

8 + 1 =