Rosa

Rosa

El objetivo del programa nutricional de Daymsa consiste en obtener un cultivo equilibrado, para así incrementar la producción y la calidad de las rosas.

La actividad inicial del rosal comienza a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Durante esta fase incorporaremos bioestimulantes y mejoradores del suelo para así favorecer el enraizamiento y poder acelerar el desarrollo inicial del cultivo.

La rosa es un cultivo muy sensible a la falta de hierro, debiéndose corregir vía suelo. Este déficit provoca clorosis férrica, fisiopatía muy común en este tipo de cultivos que se manifiesta a través del amarilleamiento de las hojas, causando importantes pérdidas económicas.

Un aporte de aminoácidos ayuda a la planta a superar situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.).

15 + 14 =

Rambután

Rambután

El objetivo del programa nutricional de Daymsa consiste en obtener incrementos en la producción y en la calidad de los frutos del rambután. Esto se consigue a través de una nutrición equilibrada de los árboles.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Durante esta fase resulta fundamental el aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo para minimizar el estrés del trasplante, y mejorar el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, lo que potencia el crecimiento del árbol durante los primeros años de plantación. Un aporte de calcio antes de la floración mejora la firmeza de los frutos.

Los aminoácidos ayudan al árbol a superar situaciones de estrés causado por sequías, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc., activando su crecimiento. La incorporación de un bioestimulante de acción citoquinínica durante la floración favorece la división celular, mejorando el calibre de los frutos. Para mejorar la firmeza, el calibre y el contenido en azúcares del rambután proponemos el uso de una de nuestras especialidades nutricionales de aplicación foliar.

4 + 14 =

Rábano

Rábano

El programa nutricional de Daymsa tiene como objetivo conseguir un crecimiento ordenado del cultivo, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad de los rábanos.

Ya desde el inicio, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo estimula el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes. El aporte de los microelementos adecuados evita posibles carencias nutricionales que mermen la producción.

Un bioestimulante a base de aminoácidos aplicado durante el desarrollo vegetativo ayuda a la planta a superar situaciones de estrés. Recomendamos el uso de un inductor de fitoalexinas de efecto sistémico. Estas fitoalexinas estimulan las defensas naturales de las plantas.

14 + 7 =

Remolacha / R. Azucarera

Remolacha / R. Azucarera

El programa nutricional para remolacha de Daymsa tiene como objetivo conseguir un crecimiento ordenado del cultivo, lo que se traduce en incrementos en la producción y en la calidad de la remolacha.

La incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo estimula el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, consiguiendo un óptimo desarrollo de las plantas. La remolacha es un cultivo especialmente sensible al boro, ya que su déficit causa una fisiopatía denominada “corazón negro” o “mal del corazón”.

El aporte de un bioestimulante a base de aminoácidos estimula el crecimiento activo de la hortaliza frente a situaciones de estrés (hídrico, debido a temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.). Una fertilización final potásica asegura altos rendimientos y la máxima calidad de las cosechas.

15 + 1 =