El programa nutricional para caqui de Daymsa tiene como objetivo conseguir un crecimiento ordenado del árbol, lo que redunda en un incremento en la producción y en la calidad de los frutos.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Cuando comienza el desarrollo radicular también inicia el crecimiento, por lo que resulta fundamental durante esta fase el aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo, para favorecer el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes.

La aplicación de calcio antes de floración mejora la firmeza de los frutos y evita el “cracking” o rajado de los mismos. Un tratamiento a base de aminoácidos estimula al árbol en situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.).

Cuando comienza a desarrollarse el fruto es importante una fertilización potásica para obtener caquis de buen calibre, color y contenido en azúcares.

2 + 1 =

¿Te gustaría buscar de nuevo?


Buscar por producto
Buscar por cultivo