Espinaca

Espinaca

El objetivo del programa nutricional de Daymsa radica en el incremento de la producción y la calidad de las espinacas. Esto se lleva a cabo a través de una nutrición equilibrada del cultivo.

Ya desde el inicio, la incorporación de bioestimulantes específicos y mejoradores del suelo favorece el enraizamiento y la absorción de nutrientes. El aporte de calcio mejora la firmeza de los tejidos. Los aminoácidos estimulan a la planta fundamentalmente ante situaciones de estrés (hídrico, heladas, fitotoxicidades, etc.), activando el crecimiento.

Un aporte final de potasio asegura elevados rendimientos y una alta calidad de la espinaca. Para que las aplicaciones foliares resulten más efectivas deben aplicarse junto a un retentor-fijador.

4 + 2 =

Endrinas

Endrinas

El programa nutricional para endrino de Daymsa tiene como objetivo la obtención de arbustos bien nutridos, lo que se traduce en incrementos en la producción y calidad de las endrinas.

Ya desde el inicio, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo estimula el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, lo que redunda en un mejor desarrollo del arbusto.

El aporte de los microelementos adecuados evita posibles carencias nutricionales que mermen la producción. El calcio antes de floración mejora la firmeza de los frutos y evita el “cracking” o rajado de los mismos; el hierro evita la clorosis férrica, fisiopatía que se manifiesta por el amarilleamiento de las hojas, causando pérdidas en la producción.

Un aporte de bioestimulantes de acción citoquinínica estimula la división celular en los órganos de desarrollo, mejorando el engorde de los frutos. Una fertilización potásica en la fase final del ciclo mejora el tamaño, la coloración y la calidad de las endrinas.

3 + 8 =

Escarola

Escarola

El objetivo del programa nutricional de Daymsa consiste en aumentar la producción y la calidad de las escarolas. Esto se lleva a cabo a través de una nutrición equilibrada del cultivo.

Inicialmente, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo reduce el estrés del trasplante, mejorando la absorción de nutrientes y el desarrollo de la raíz.

El aporte de calcio resulta fundamental, ya que mejora la firmeza de los tejidos y previene el “tip-burn”, fisiopatía muy común en el cultivo de la escarola que se manifiesta por la aparición de quemaduras en los bordes y puntas de las hojas más jóvenes, mermando la producción.

Para estimular el crecimiento y el desarrollo foliar frente a situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitopatologías, etc.) resulta necesario un tratamiento a base de aminoácidos. Finalmente, una fertilización potásica foliar antes de la formación de la cabeza de la escarola mejora la calidad y el engorde de la misma.

13 + 3 =

Endibias

Endibias

El programa nutricional para endibias de Daymsa tiene como objetivo obtener un crecimiento ordenado del cultivo, para así incrementar la producción y calidad de las endibias.

Ya desde el inicio, el aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo favorece el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, lo que redunda en un mejor desarrollo de las endibias.

La aplicación de calcio mejora la firmeza de los tejidos y previene la aparición de “tip-burn”, fisiopatía común en este tipo de cultivos que causa quemaduras en los bordes y puntas de las hojas, provocada por el déficit de este elemento. Los aminoácidos estimulan el crecimiento de la endibia ante a situaciones de estrés hídrico, debido a heladas, a fitotoxicidades, etc.

Cuando comienza el engorde de las cabezas, una fertilización foliar a base de potasio mejora el mismo, produciendo endibias mucho más atractivas a los ojos del consumidor.

8 + 6 =

Espárrago

Espárrago

El programa nutricional para espárrago de Daymsa tiene como objetivo obtener un crecimiento equilibrado del cultivo, lo que redunda en mejoras en la producción y calidad de los espárragos.

Se trata de un cultivo perenne del que se aprovechan los tallos tiernos que emergen del rizoma cada año. Desde el inicio del cultivo, la incorporación de mejoradores del suelo y bioestimulantes específicos estimula el crecimiento de las raíces y la absorción de nutrientes, y por consiguiente el desarrollo de la esparraguera.

El aporte de los microelementos adecuados evita posibles carencias nutricionales que mermen la producción. La aplicación de un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular, favoreciendo el desarrollo de los tallos. Finalmente, una fertilización potásica mejora la calidad de la fibra del espárrago.

2 + 3 =