Nuez

Nuez

El objetivo del programa nutricional de Daymsa consiste en obtener incrementos en la producción y en la calidad de las nueces. Esto se consigue a través de una nutrición equilibrada del cultivo.

El nogal inicia su actividad a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. El desarrollo del sistema radicular coincide con la fase de crecimiento, por lo que resulta fundamental en este periodo la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo. Éstos reducen el estrés del trasplante, y favorecen el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes.

El aporte de calcio antes de floración mejora la firmeza de las nueces. Durante la floración, resulta imprescindible la aplicación de un inductor de fitoalexinas de efecto sistémico, con el fin de activar las defensas naturales de los árboles. El suministro de un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular, mejorando el calibre de los frutos.

Finalmente, una fertilización potásica asegura elevados rendimientos y una alta calidad de las nueces.

2 + 15 =

Nabo

Nabo

El programa nutricional para nabo de Daymsa tiene como objetivo conseguir incrementos en la producción y en la calidad de las hortalizas, a través de una nutrición equilibrada del cultivo.

Ya desde el inicio, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores del suelo estimula el desarrollo de las raíces del nabo y la absorción de nutrientes. El aporte de los microelementos adecuados evita posibles carencias nutricionales que mermen la producción. El suministro de aminoácidos activa el desarrollo de la planta frente a situaciones de estrés.

Para finalizar el ciclo, una fertilización potásica de aplicación foliar asegura elevados rendimientos y una alta calidad de los nabos.

7 + 6 =

Naranja

Naranja

El programa nutricional para naranjo de Daymsa tiene como objetivo conseguir árboles equilibrados, lo que se traduce en incrementos en la producción y la calidad de las naranjas.

El aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo desde el inicio del cultivo reduce el estrés del trasplante, estimulando el desarrollo de las raíces y la absorción de nutrientes, lo que redunda en un mejor desarrollo del árbol.

La naranja es un cultivo especialmente sensible a la clorosis férrica, fisiopatía que se manifiesta a través de un amarilleamiento de las hojas, disminuyendo la producción de manera significativa. Está causada por el déficit de hierro, el cual debemos corregir.

El suministro de aminoácidos estimula al cultivo ante situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.). Un bioestimulante de acción citoquinínica estimula la división celular de los órganos de desarrollo, mejorando el calibre de las naranjas.

7 + 10 =

Nectarina

Nectarina

El objetivo del plan nutricional de Daymsa radica en la obtención de árboles equilibrados, y por tanto de incrementos en la producción y en la calidad de las nectarinas.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. El aporte de bioestimulantes y mejoradores del suelo reduce el estrés del trasplante y favorece el desarrollo radicular y la absorción de nutrientes. Esto se traduce en árboles mejor desarrollados.

Las deficiencias de hierro son muy frecuentes en este tipo de cultivos, debiéndose corregir vía suelo. Así evitamos la clorosis férrica, fisiopatía muy común que se manifiesta a través del amarilleamiento de las hojas, provocando una disminución considerable de la producción de nectarinas.

Los aminoácidos estimulan al árbol ante situaciones de estrés (hídrico, temperaturas extremas, fitotoxicidades, etc.). A partir del endurecimiento del hueso es importante la fertilización con potasio para obtener nectarinas de buen calibre, color y contenido en azúcares.

Para finalizar, destacamos el aporte de nutrientes en post-cosecha, muy importante para preparar al nectarino para el año siguiente.

12 + 3 =

Nuez de Macadamia

Nuez de Macadamia

El objetivo del programa nutricional de Daymsa consiste en obtener árboles equilibrados, lo que redunda en un incremento en la producción y la calidad de las nueces de macadamia.

La actividad inicial del árbol comienza a partir de las reservas acumuladas durante el año anterior. Durante esta fase, la incorporación de bioestimulantes y mejoradores de suelo favorece el desarrollo radicular y la absorción de nutrientes. Los micronutrientes adecuados evitan posibles carencias nutricionales que mermen la producción de nueces.

Antes de la floración, un aporte de calcio mejora la firmeza de los frutos. La aplicación de un bioestimulante de acción citoquinínica durante la floración estimula la división celular, mejorando el calibre de las nueces.

11 + 1 =